Escapada romántica, rural y de cinco estrellas

Publicado por Leticia Cancho el 21 abril 2009

Salir de escapada romántica y al mismo tiempo no tiene porqué significar que ésta deba ser a una casa perdida en medio del monte a lo abuelito de Heidi. Salir de escapada romántica y tampoco tiene que significar que debamos irnos a un chamizo o cueva y renunciar a unas comodidades de lujo porque es lo que toca en el campo o la montaña. Hoy te propongo una escapada romántica, y de cinco estrellas.

Casa del Marqués

Nuestro destino es Santillana del Mar, en . Es uno de los pueblos más bonitos de España, situado en plena montaña y que conserva todo su aroma a piedra del Románico.

Dista, sin embargo, de localidades más grandes como Comillas o San Vicente de la Barquera, apenas 15 minutos por la carretera que bordea la costa a través de la montaña, y algo menos si vamos por la autovía.

Por supuesto, como itinerario recomendado es más bonito el de la carretera a través de la montaña, pues su estado es bastante bueno y la conducción se hace amena y, por supuesto, muy romántica ya que podemos parar en los diferentes miradores que vamos encontrando.

En encontramos varios establecimientos para alojarnos, entre ellos dos paradores nacionales el de del Mar y el de Gil Blas… sin embargo es La Casa del Marqués, del siglo XV, justo enfrente de un idílico jardín escondido donde tomarse algo al aire libre, y en el mismo centro del pueblo, donde nos escaparemos.

Este edificio, primera residencia del Marqués de , consta de 13 habitaciones y una suite. Todas las estancias están decoradas de forma clásica, con dosel en las camas y muebles labrados. Además, también disponen de hilo musical que puedes escuchar en el cuarto de baño mientras tomas un relajante baño en el .

El hotel dispone de un pack romántico, especial para parejas que incluye un baño de pétalos de rosa, aceites y sales y un cocktail de frutas de bienvenida para disfrutar entre dos.

El desayuno buffet se sirve en el salón principal, con productos típicos de la tierra, aunque si lo solicitas, y el tiempo acompaña, puedes pedir que te lo sirvan en el jardín de piedra trasero y tomarlo en sus cómodos sillones entre rosales y plantas aromáticas, mientras lees la prensa que previamente te habrán llevado a tu habitación.

El resto del viaje es cosa tuya, de tu y del ritmo que le queráis dar a la escapada. Si vais a finales de junio es posible que os encontréis con el Mercado Medieval, las cuevas de Altamira y su reproducción exacta también están siempre abiertas, en los meses de verano un trenecito que tiene su parada en el aparcamiento central, justo enfrente del increíble parque con mesas y asientos en piedra, os dará una vuelta por todo el pueblo.

No podéis dejar de probar los dulces típicos de la región como son las corbatas de Unquera, los sobaos y las deliciosas quesadas.

En especial, y tras haber probado las quesadas en varios establecimientos del pueblo, os recomiendo una pequeña tienda que hay justo al lado del Hotel Altamira, es muy pequeña y la reconoceréis porque tienen una máquina especial para envasar al vacío los productos recién hechos que os llevéis.

tags: , , , , , , , , , ,

Entradas relacionadas


Los baños árabes de Madrid

Publicado por salvi el 19 febrero 2009

No hay nada mejor para relajarse que el agua y es que en la actualidad han prosperado muchas fórmulas para disfrutar de ella. Spas, balnearios, baños árabes, centros de thalasoterapia. La mejor manera de escapar del estrés y el ajetreo de la ciudad es acudir a uno de estos centros de aguas. En se encuentra el Medina Mayrit, unos baños árabes que se ubican bajo una estructura de aljibe de muchos años de antigüedad y que ha sido recuperada para ofrecer este tipo de servicios.

Aquí se puede disfrutar del Hammam que consiste en un recorrido con tres salas de agua con diferentes temperaturas: templada, caliente y fría. El itinerario se completa con una sala de vapor o baño turco y una sala de descanso con tés donde se puede disfrutar de un masaje relajante o exfoliante y la aromaterapia.
En la antigüedad el Hammam eran los baños públicos, donde además de relajarse era un lugar de encuentro social y político. El secreto de estos baños consiste en el contraste de las temperaturas que son una fuente de estimulación para la circulación sanguínea, la eliminación de toxinas e incluso la reducción de peso corporal.

tags: , , ,

Entradas relacionadas